BICICLETAS, PASAPORTES AL FUTURO

En la India, una bicicleta es mucho más que un vehículo de dos ruedas propulsado por pedales. Para muchas familias que habitan en las empobrecidas zonas rurales del sur del país es el único medio de transporte posible, y para otras, supone un bien totalmente inalcanzable. Para la mayoría de jóvenes, una bicicleta es un medio para la integración social y una oportunidad de acceder a un futuro digno ya que les permite seguir adelante con sus estudios de secundaria. Por ello, las bicicletas que entregamos gracias a vuestra colaboración son bicicletas que realmente cambian vidas.
Una de las causas más comunes del abandono escolar en los distritos de Anantapur y Kurnool son las largas distancias existentes entre los hogares y las escuelas. Casi un 50% de los jóvenes vive a una distancia de entre tres y seis kilómetros del centro de secundaria más cercano, y entre un 40% y 50% restante, entre siete y nueve kilómetros. Las principales dificultades para afrontar la longitud del trayecto son la falta de recursos económicos de las familias, la inexistencia de transporte público y la inseguridad de los caminos rurales en los que, sobre todo las chicas y las niñas, pueden ser víctimas de acosos o agresiones sexuales. Todos estos factores motivan a los padres a forzar el abandono escolar de sus hijas e hijos, a veces por el miedo a que les suceda algo malo, y otras porque prefieren que empiecen a trabajar para aportar a la escasa economía familiar.
No obstante, poco a poco, gracias a los proyectos implementados por la Fundación Vicente Ferrer y RDT, su contraparte local en la India, los padres son cada vez más conscientes que terminar la escuela secundaria es algo muy positivo.Nuestro proyecto consiste en la entrega de bicicletas a 255 estudiantes de secundaria (111 niñas y 144 niños) residentes en pueblos de las áreas de Dhone y Kosigi, a fin de que puedan continuar sus estudios de secundaria.
Garantizar el derecho a la educación y procurar su continuidad es clave para asegurar el crecimiento personal, la libertad y la independencia de estos jóvenes, el salvoconducto a un futuro digno.

El proyecto da preferencia a las niñas y niños de sexto a décimo grado que viven en las aldeas más remotas y no tienen acceso a los medios de transporte. La amplia experiencia en este programa de entrega de bicicletas por parte de la FVF hace que los resultados estén garantizados.
Un total de 3.024 jóvenes ya se han beneficiado de este programa el pasado curso 2018-2019, lo que ha permitido que ninguno de ellos haya tenido que dejar de asistir a la escuela. Desde el inicio del programa hasta la actualidad, se han distribuido 26.709 bicicletas entre chicas y chicos.
La Fundación Vicente Ferrer siempre ha puesto especial atención e interés en la educación de las chicas y los chicos a través de diferentes programas específicos: preparación para que accedan a las escuelas residenciales, talleres de concienciación tanto para padres como para jóvenes adolescentes en los que se hace especial hincapié de la importancia de que los jóvenes accedan a la educación secundaria, y la distribución de bicicletas a los estudiantes que más lo necesitan. Con estas acciones, sus oportunidades aumentan de una manera exponencial.
Hoy, podemos decir con total certeza que la tasa de alfabetización del estado de Andhra Pradesh supera la del resto del país. En Andhra Pradesh existe una generación de jóvenes adultos alfabetizados que han crecido en las escuelas de la Fundación. Algunos de ellos, agradecidos por lo que han conseguido, ejercen ahora como profesores de su propia comunidad.
Actualmente la matriculación en primaria ha alcanzado el 100%. Sin embargo, en secundaria, aunque la tasa de inscripciones de alumnas va aumentando (actualmente ronda el 80%), sigue siendo inferior a la de alumnos. Por ello es importante que estas chicas y chicos dispongan de un medio de transporte para poder ir a la escuela y continuar sus estudios, lo que supondrá el pasaporte para su futuro.
El proyecto consiste en la entrega de bicicletas a 255 estudiantes de secundaria (111 niñas y 144 niños) residentes en pueblos de las áreas de Dhone y Kosigi, a fin de que puedan continuar sus estudios de secundaria.
Garantizar el derecho a la educación y procurar su continuidad es clave para asegurar el crecimiento personal, la libertad y la independencia de estos jóvenes, el salvoconducto a un futuro digno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.