CRÓNICA RADIKAL MAR BRAVA 11, 12 Y 13 DE OCTUBRE 2018.

Tras habernos retrasado las fechas del cruce del estrecho, teníamos el mes de Octubre para hacer alguna travesía más. Ramón nos animó a inscribirnos en la X Radikal Mar Brava, y como nos gusta hacer la distancia más larga, nos inscribimos en la combinada 7000 + 1500, sin saber muy bien de que se trataba.

Las fechas eran muy apetecibles (el fin de semana del 12 de Octubre) y también el encanto de la zona (Islas Formigues, al norte de Palamós, un archipiélago de pequeñas islitas, de ahí su nombre).

Un buen grupo de vascos nos íbamos a juntar en tierras catalanas para poner un broche de oro a una temporada llena de bellas experiencias juntos (Itsasoan Igeri. Club Fortuna, Club Menditxo,16 km unidos por el agua y más).

La previsión meteorológica era dudosa, con la amenaza del coletazo del Leslie, pero había que ser valientes.

Una mayoría nos desplazamos desde el jueves a Calella de Palafrugell para ir tomando contacto y disfrutar de los paisajes y tomarnos con tranquilidad las actividades para el viernes, previas a la competición: relevos -radikal relays- y las pruebas de los txikis -radikal kids- donde participaba Uztaritz, del Menditxo, así como en briefing de la tarde noche.

Ya la noche del viernes el paseo por las calas de Calella prometía. La tenue iluminación del pueblo por la noche, el destello intermitente del faro de San Sebastien, el sonido del mar…nos llenaba de buenos presagios.

A la mañana del viernes aprovechamos las primeras luces del amanecer para nadar un rato en las cristalinas aguas junto a las rocas de los pequeños acantilados que enlazan las calas de arena.

Alojados por diversos apartamentos turísticos del entorno nos fuimos reuniendo a lo largo del día en la zona de recogida de dorsales y chips, en Llafranch, donde nos ofrecían un suculento chocolate con croissant.

Uztaritz competía en la distancia de 200 metros y consiguió un magnífico 2º puesto.

Mientras se disputaba la prueba de relevos aprovechamos para subir hasta el Far de San Sebastién, desde donde hay unas magnificas vistas de Llafranch y Calella y toda la costa y nos encontramos con la sorpresa de un coqueto restaurante japonés con terraza, donde aprovechamos para comer. Antes de bajar, breve visita a las ruinas de un poblado ibérico que hay en los alrededores y vuelta a la zona de recogida de dorsales a esperar la reunión informativa prevista para las 19:30.

Los organizadores de la competición, el Club Radikal Swim, nos habían ofrecido la oportunidad de presentar nuestro proyecto durante el briefing. Al final todo se retrasó un poco y no pudimos hablar pero si que se proyecto una diapositiva con la información de nuestro reto y se hizo mención del mismo. Regalamos a la organización varias prendas con el dibujo de Kukusumuxu de nuestro merchandisig para que los ofrecieran como premio en el concurso de Instagram que organizaban. Durante la reunión también se hizo un homenaje a Tita Llorens, nadadora de ultradistancia que este verano ha conseguido la hazaña de nadar 110 kilómetros en 36 horas en te Javea e Ibiza.

 

El sábado era el gran día. Varias opciones para todos. 7000, 3500, 1500 y combinadas 7000 + 1500 y 3500 + 1500. Para todos los gustos. La salida de las pruebas de 7000 y 1500 era en la playa port Bo de Calella de Palafrugell y la de 3500 de las Illes Formigues, a donde se desplazaba a los nadadores en barco. La llegada de todas ellas en la cala de Llafranch.

Las condiciones meteorológicas ideales, teniendo en cuenta que  la previsión no había sido muy halagüeña para los días previos y para los siguientes. Algo de mar de fondo y escaso viento, aunque se preveía un aumento de oleaje y viento a lo largo del día.

Gran ambiente en los alrededores de la playa Port Bo. Nadadores del 7000 y 3500 colocándose los neoprenos, Calentamiento, estiramientos… Encuentros…

Tuvimos ocasión de conocer de cerca a la gran Tita Llorens, contarle nuestro reto y hacernos unas fotos con ella. Con su gran experiencia nos anima y asegura que disfrutaremos de la experiencia del cruce del estrecho.

Espectacular salida de la playa de la travesía de 7000 hacia las 9:30. A nuestro paso por las Islas Formigues dan la salida a los nadadores de 3500 y nos vamos uniendo a ellos. Durante una buena parte del recorrido, Roberto y Ramón coinciden en brazadas con Tita. La señalización del recorrido es espectacular, muy fácil de seguir gracias a las grandes balizas que además tienen un globo de helio naranja a unos metros sobre ellas, lo que facilita mucho la orientación. Los últimos kilómetros se hacen algo duros por el leve aumento del oleaje y la pequeña corriente en contra.

Llegada escalonada de los diversos participantes de nuestro grupo, con excelentes puestos para todos ellos. Ruidoso recibimiento en la playa de nuestros fans incondicionales y sacrificados…la familia.

Para los mas radikales nos quedaba la segunda parte, el enlace con los 1500. Avituallar, cambiar el chip, la pulsera de control y caminar hasta la playa de Calella para la nueva salida. Un paseo muy bonito, con neopreno y descalzos, por la orilla de los acantilados…pero que nos va dejando algo fríos, sobretodo con la espera en la playa a la salida de la prueba corta.

Llegada de los “Ángels swimers”. Desde la edición del 2014, los Radikal Angel Swimmers, es un equipo de 25 nadadores/as experimentados en aguas abiertas que acompañan, guían y dan consejos en proximidad durante la travesía Radikal MarBrava. Una bella y práctica iniciativa de estos organizadores extraordinarios y ya muy experimentados que son los miembros del club Radikal Swim.

El frío y el leve, pero apreciable, incremento de ola y corriente hace el tramo exigente.

Llegada nuevamente escalonada a Llafrach y fin de la aventura nadadora. De nuevo espectaculares puestos de nuestros nadadores.

Mientras esperamos para ir a comer al restaurante donde hemos reservado para la mayoría de nosotros (siempre es difícil encontrar hueco para tanta gente) se va sucediendo el reparto de trofeos, donde desplegamos en el podium varias veces nuestra bandera de 16 km unidos por el agua.

Emocionado encuentro con dos de los componentes del grupo catalán de Aigua solidaria: David González y Sonia Cerviá, que han participado como Angels swimers y que cruzaron el estrecho en Septiembre.

Apetitosa comida en el Restaurante León de Llafranch, paseo de nuevo a Calella para asentar las calorías recuperadas y descanso mas que merecido. A la tarde quedamos un rato para comentar las experiencias de la competición y los más animados se acercaron a la Fiesta organizada en Llafranch.

Cala del Golfet

La mañana del domingo nos recibe aún con sol y aprovechamos para desayunar en la terraza del Hotel Mediterraní, cara al mar y dar un paseo por la orilla hasta la cala del Golfet, que nos han recomendado visitar, ya que está considerada una de las más bonitas de la zona.

Y con cierta nostalgia, vuelta a casa, sabiendo casi a ciencia cierta que volveremos a esta travesía el año próximo, aunque nos evitaremos seguramente la combinada y su swim walk descalzos….

A la vuelta somos perseguidos por los coletazos del Leslie, que nos lanza varios aguaceros terribles con sus peligrosos acuaplaning en la carretera. Mensajes a la llegada para confirmar que todos hemos llegado bien y al merecido descanso con una sonrisa.

Ha sido un fin de semana espectacular, en excelente compañía, con emocionados encuentros y grandes resultados deportivos del grupo.

Ya solo nos queda poner la guinda al pastel con el cruce del estrecho. Viajamos para Tarifa el 30 de Octubre. Nos pueden los nervios ya…..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.