MAREA URDINA Y TRIATLON DE VITORIA

MAREA URDINA y HALF TRIATLON DE VITORIA.

De nuevo un fin de semana intenso con varias actividades para el grupo.

Mientras Ramón, Mikel y Roberto participaban en la gran ola azul de MAREA URDINA, Luis participaba en el Half del triatlon de Vitoria.

MAREA URDINA (www.mareaurdina.org)

Una iniciativa de Pablo, Julen, Leire y Aritz, 4 nadadores y nadadoras que en cierta forma tienen muy cerca el autismo. Tuvieron la idea de juntar las dos cosas, la afición de nadar en aguas abiertas y hacerlo a favor del autismo, y con toda la ilusión del mundo se lanzaron a crear el proyecto MAREAURDINA (Marea Azul).

El proyecto consistía en cruzar a nado en dos etapas y por relevos toda la costa Gipuzkoana (62 km). El objetivo: visualizar el Autismo. El 5% de la sociedad tiene algún tipo de discapacidad y concretamente el 1% tiene AUTISMO. En Gipuzkoa son más de 1500 personas en esta situación, uno de ellos puede ser nuestro hijo, hija, hermana, hermano, amigo o conocido.

¿Por qué el nombre de “Marea Urdina”?: “Marea”, porque el recorrido sería a nado y participaría una marea de gente. “Urdina” (AZUL), porque el color del autismo es el AZUL. Visitar su página web (http://www.mareaurdina.org/) y seguirles en Facebook (https://www.facebook.com/search/top/?q=marea%20urdina) para comprobar la enorme repercusión de esta gran ola, que se ha convertido en un tsunami.

Desde que tuvimos conocimiento de esta iniciativa nos encantó. Nos venía muy bien como entrenamiento para nuestro reto apuntarnos a uno de los relevos largos (Orio a Donosti de unos 12-13 kilómetros) y además por una causa solidaria.

En nuestro grupo también estaban Arkaitz, Iñigo, Ioseba, Erika e Igor. Nadadores de buen nivel, algunos de ellos habituales de los podiums, que nos iban a hacer muy exigente el ritmo de natación. Además teníamos un horario que cumplir, pues dábamos el relevo al siguiente grupo que nos esperaba a una hora determinada en la Playa de la Concha: una travesía popular que enlazaba en el Club Náutico con el siguiente relevo.

Tenemos que confesar que para nosotros era un reto extra dentro de nuestro reto final del cruce del estrecho. Y le teníamos cierto respeto.

Luis no podía acompañarnos en esta ocasión pues en su calendario estaba el Half de Vitoria.

Decidimos pasar el día anterior en Donosti. Al día siguiente habíamos quedado con el resto del grupo a las 5:45 de la mañana en un parking y ya era suficiente madrugón como para salir de Vitoria. Acompañados de nuestras familias pasamos un bonito día de playa con unos cuantos metros de natación para mantenernos activados.

Noche con algunos nervios y buena madrugada para hacer lo que más nos gusta. Todos puntuales en el lugar de la cita y organización en coches para acercarnos a Orio. Ioseba insistiendo en que chequeáramos que nos dejábamos nada. No es cuestión de darse cuenta a última hora de que uno se ha dejado las gafas, por ejemplo…

Llegamos a Orio sin amanecer aún pero con las primeras luces. Pocas almas por el pueblo. Una máquina que parecía que estaba poniendo la playa en ese momento justo para nosotros…

Vaselina, neopreno, boyas, último apretón (menos mal que un hotel tenía abiertos sus aseos cerca).

Van llegando los organizadores de Marea Urdina. Nos hacemos las fotos de rigor. Iñigo será el encargado de llevar, en una boya, el testigo que entregaremos en Donosti.

Y comienza la aventura. En los primeros metros nos acompañan Leire, Julen, Aritz y Pablo, Hay emoción en el ambiente.

El ritmo es exigente desde el principio. Estamos bien vigilados y cuidados por los barcos de apoyo.

Primer avituallamiento a los 3000 metros. Agrupación de los nadadores y comprobación de que el mar nos ha ayudado. Ritmos de 1:25 min los 100 metros.

Se ve al fondo, muy lejos, el Torreón del Monte Igueldo, que nos sirve de referencia para orientar nuestro nado. Se crean minigrupos de nadadores y otros van más en solitario, pero nunca con grandes distancias entre nosotros.

Cada uno en su cabeza, y en su corazón, y por supuesto en sus músculos, va viviendo a su manera las horas de nado continuado. Se van sucediendo momentos de fuerza con momentos de debilidad, Todos hemos entrenado ya estrategias para vencer esos pequeños saboteadores mentales que te dicen ¿Qué haces aquí? ¿para qué este esfuerzo? ¿con lo que queda y con lo que te duele… ya vas a llegar?…

Dos avituallamiento mas adelante, con 9000 metros nadados, se adivina Urgull, Igueldo se ve accesible y detrás está la “meta”. Estamos todos más o menos juntos. Unos con mas fuerzas que otros, pero juntos. Hay emoción en el ambiente. Esto ya está conseguido. Un último empujón y llegamos. Vamos un poco retrasados sobre el horario previsto, pues tras el primer avituallamiento la corriente no ha ayudado, sino al revés.

Al rato, avistamos la Isla de Santa Clara y la playa de la Concha. Se nos acercan piraguas, el barco pone la canción de Marea Urdina, nos reagrupamos, paramos dos o tres veces en el último tramo para llegar todos en una piña. La emoción sube muchos grados, las lágrimas son inevitables. Nos espera un nutrido grupo de nadadores junto a las corcheras que irrumpen en aplausos cuando nos acercamos.

Iñigo entrega el testigo.

Aquí puedes ver el vídeo del recorrido en Relive, gentileza de Ioseba.

Durante un instante estamos tentados a seguir un tramo más, acompañando a la travesía popular que va a recorrer la playa de la Concha. Pero decidimos nadar hasta la orilla, abrazarnos a nuestros familiares y descansar.

Es difícil narrar la emoción en esos momentos. Cada uno tendrá su historia.

Ya en la playa, abrazos, fotos y una respiración profunda con la satisfacción de haber realizado algo muy bello, de haber colaborado con un poco de esfuerzo en una gran ola azul de amor.

Para nosotros, en el contexto de la preparación para el cruce del estrecho, ha sido un antes y un después. Nos hace fuertes a nivel físico y sicológico. Habíamos visualizado este momento con cierta aprensión y conseguirlo ha sido un refuerzo importante y la confirmación de que la preparación que estamos llevando de la mano de nuestro entrenador Aitzol Antolín del Club Natación Menditxo, con la ayuda a nivel mental de Eduardo Urcelay del Centro Emaize y con el apoyo incondicional de nuestras familias, va por el buen camino.

Siguiente reto de nivel: Desafío Santillana el día 4 de Agosto (buscar AMIGOS NATACIÓN COSTA QUEBRADA en Facebook). 16 kilómetros de nado por las costas de Cantabria, en un entorno espectacular.

Y a continuación la crónica de Luis sobre su experiencia en el Half Triatlón de Vitoria.

HALF TRIATLON VITORIA-GASTEIZ 2018 (http://www.triathlonvitoria.com/)

Y mientras Roberto, Mikel y Ramón hacían la Marea Urdiña, Luis participaba en el triatlón de Vitoria. Vuelta a la distancia “corta”, 1,9km nadando, 93km bici y 21km corriendo. Esta es la crónica:

La preparación de este año está centrada en el cruce del estrecho y por eso la bicicleta y correr han sido actividades complementarias a nadar. Tanto es así que en todo el año corriendo he hecho prácticamente los mismos km que nadando. Y en la bici solo he hecho 2000km contando spinning, rodillo, btt… todo. Por un lado demasiado poco para acometer un tri de esta distancia con garantías. Pero por otro lado, en los triatlones preparatorios de Onditz y Aritzaleku me he encontrado bien. No al nivel del año pasado, pero mucho mejor que en función de los entrenamientos. Y esto lo achaco al entreno de natación.

Objetivo de este año en el tri: Hacer una buena natación. Incluso intentar quedar entre los 100 primeros al salir del agua. Y luego terminar, sin sufrir mucho que la semana siguiente hay que volver a entrenar la natación. El tri no puede hipotecar las siguientes semanas de entrenos, que sabemos que van a ser importantes.

El jueves antes de la carrera he ensayado la entrada en el agua y tirarme de cabeza. No lo había hecho antes. Y los dos últimos días antes de la carrera no he hecho nada. Supercompensación. Es una estrategia que siempre me ha ido muy bien.

El equipo del 42.195.es con las pulseras del reto de Uxue

Recogida de dorsales, foto de equipo , llevar bici a Landa y zapatillas a la T2.2… Y LLEGA EL DOMINGO 8:30 de la mañana. Línea de salida.

Me pongo junto a Iñaki Asurmendi y Javi Rojas. Los dos nadan muy bien y si se han situado ahí, debe ser un buen sitio. A priori, en la primera boya tendremos problemas porque tenemos que juntarnos al pelotón.

Dan la salida y voy a por todas, me tiro al agua muy bien y en la primera respiración veo que voy…. ¡¡el primero¡¡. Tengo a 1100 personas detrás. Nado muy cómodo. Veo como por la derecha me va adelantando gente pero nadie me molesta. Llego a la primera boya y sin problemas. Sigo nadando a tope….Hay un momento en que vamos 5 en paralelo… y no nos tocamos. La gente nada muy bien y pienso que tengo que ir adelante si nadan así… y sigo a tope. Llego a meta y no sé ni el tiempo ni el puesto pero hay muy poca gente. Buena señal….

Me cambio y a la bici. Tranquilidad. Mi carrera ha terminado. Ahora toca disfrutar. Me adelanta gente en bici. Al principio solos pero a partir de Salvatierra empiezan a llegar los pelotones. Les dejo pasar. Quiero ser legal. Un andaluz (Alejandro) va en paralelo conmigo ajeno también a los pelotones y vamos comentando lo bonito del paisaje… le digo que guarde fuerzas para la carrera. Si la bici es bonita, la carrera es espectacular…. Siguen pasando pelotones.

Llego a la última transición. Toca correr. Ahora toca 50% disfrute y 50% sufrimiento. Van pasando los km y la familia y los amigos animando. Es un triatlón precioso y no hay nada como correr en casa..

Llegada a meta y Natalia me da la camiseta de UNIDOS POR EL AGUA para entrar en meta. Al llegar me hacen una entrevista que se oye en toda la plaza a través de los altavoces. Me pilla muy cansado, pero al mismo tiempo muy contento de ver que la gente nos sigue y está con nuestro reto.

Y a la tarde a ver a los amigos que hacían el Iron. Eso no es el doble, es otra cosa. Javi, Alvaro, Txomin, Garbi, Jon, Oscar, Miguel Angel, Mikeldi, Santi… un diez para todos.¡¡¡Lo que nos hicisteis sufrir y disfrutar¡¡¡.

Y, para terminar, los datos técnicos:

  • Puesto en el agua: 37. Un exitazo. Gané a algunos profesionales.

  • En la bici perdí…700 puestos. Una exageración. Pero fui sin chupar rueda a una media de 32km/h que creo que está muy bien…

  • Y corriendo muy lento, 2h05’ o algo así….pero ya sabía que la segunda vuelta iba a ser dura.

Muy contento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.